sábado, diciembre 02, 2006

Casi corriendo.


Raúl Castro quiere negociar con Estados Unidos. Con su hermano en la cama de la muerte, pero no muerto todavía. Traicionero e hijo de puta. Más encima sin etilo. Quiero aclarar que creo firmemente en la negociación y mediación, sin embrago ahora las interrogantes son impredecibles. No existe experto a la altura de descifrar el frágil futuro de la Isla y de un consistente pedazo de historia. Una obviedad, es estar convencidos de que después de la muerte de Fidel, en Cuba habrá McDonalds; otra, la que estoy escribiendo. Y así Barthes tenía razón: los hitos están hechos para ser destruidos. Pero este final incestuoso es la negación de la realidad misma. Después de este extenuante embargo lo que queda es volver a hablarse, "sin sombras a su indipendencia". Lo más lejano que imaginé. No se acerca ni siquiera un aliento a mi final imaginado de CUBA vs USA.
Esto demuestra que la realidad depende de cómo uno la mira y cómo la escucha también.
Es el momento de irse a dar una vuelta.

4 comentarios:

cota dijo...

si, que pena eh.

cota dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cota dijo...

Oye que buena onda!, aparecí en tus links... gracias...
me suscribí al tuyo. voy a estar mirando eh....

Si, mi reina dijo...

Fidel Castro, antes de asumir, dijo q no se iba a cortar la barba hasta q su Cuba tenga un buen gobierno, y no se la ha cortado..o sea....
Saludos!